Discurso para la Academia

72

Virgilio venció y convenció. De brazos cruzados, Eduardo Castro (ilustrísimo) está convencido de que no le falta razón, y además de mis familiares, Miguel Ángel Contreras (ursus accitanus) también está disuadido de cualquier disensión.

Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s