Presentación de Manual del Perfecto Malafollá, de Andrés Cárdenas

El pasado jueves 14 de abril, día de gran memoria, asistí a la presentación de un libro del periodista Andrés Cárdenas titulado Manual del perfecto Malafollá. El presentador era mi amigo y colega en la satrapía patafísica Andrés Sopeña.

Portada de Manual del Perfecto Malafollá, de Andrés Cárdenas

Portada de Manual del Perfecto Malafollá, de Andrés Cárdenas

En primer lugar debería aclarar qué es eso de la malafollá granaína, pero no puedo hacerlo porque ni el mismo Cárdenas llega a un acuerdo consigo ni con los múltiples autores que han teorizado sobre el tema. Se puede, eso sí, aproximar que la malafollá es aquel comportamiento que puede parecer mal educado sin llegar a serlo y que es producto, acaso, de un sempiterno mal humor. Pero eso nunca es todo, a causa de lo cual el libro está lleno de ejemplos, de casos en los que el propio Andrés u otros han sido testigos de las actuaciones de diversos malafollás, en particular siendo estos granaínos, para que el lector extraiga sus propias conclusiones… si se lo permite la carcajada.

Pero quizá debería hacer algo de historia y contar yo a mi vez una anécdota. El primero que publicó algo sobre el asunto fue Pepe García Ladrón de Guevara, con su libro La malafollá granaína (que la censura franquista, con su impertérrita y agresiva mala leche, obligó a titular La mala sombra granadina). Pepe compareció algunos días, pocos por desgracia pues vive lejos de Granada y la edad no le permite demasías, a la

Don José G. Ladrón de Guevara

Don José G. Ladrón de Guevara

Tertulia del Pelín, que fue previa aunque con los mismos componentes, a la Tertulia del Salón de Granada. En una de esas escasas ocasiones me tocó sentarme a su lado. Me presenté, charlamos. Con las mismas, dos individuos se acercaron a donde estaba él y uno le dijo al otro: “te voy a presentar a la mejor pluma de Granada”, señalándolo, a lo que Pepe, cejijunto pero no malhumorado, con arrestos pero sin bravuconería, es decir, con malafollá, exclamó: “¡yo de pluma no tengo una mierda!”.

En la presentación se citaron varias historietas más, porque allí donde pisa Andrés Sopeña hay sorna “pa’reventá”. De modo que ejemplarizó el caso, además de hablar del libro, claro, y de paso, con su pertinente malafollá, criticar al autor por haberle pedido esa presentación en lugar tan estrecho y diminuto como aquel donde estábamos (de hecho, estuve en pie durante todo el acto, no sé

Andrés Sopeña. Lo he visto en situaciones más comprometidas, pero ene sas no se deja fotografiar... apenas

Andrés Sopeña. Lo he visto en situaciones más comprometidas, pero ene sas no se deja fotografiar… apenas

si por local diminuto o por exceso de público, pero me consuela pensar que aún ningún jovenzuelo, que por otra parte no había ninguno o casi, me ofreció su asiento diciéndome “siéntese abuelo”). Tal vez el modelo de malafollá que más me divirtió fue el del tipo que llega al bar a las nueve de la mañana, con la barra totalmente vacía, huérfano de clientela, y pide un café, a lo que el camarero, educadamente, responde preguntando ¿solo?, y el otro contesta ¡¿pues no ves el gentío?!, o bien tras la pregunta ¿solo?, el otro escupe: si te vas tú y me dejas…, o si ya disfruta de mucha confianza con el camarero la respuesta es ¡pues tráete  a tu prima…!

En fin, las carcajadas habrían sido capaces de tirar las murallas de Jericó, pero como las del local son de hormigón en un viejo palacio nazarí, con sus almocárabes e inscripciones con versículos coránicos, a lo que el hormigón le va que ni pintiparado, pues soportaron el envite.

Andrés Cárdenas, autor del libro

Andrés Cárdenas, autor del libro

El libro está publicado por Port Royal, editorial cuyo propietario, Ángel Moyano, es de esos perfeccionistas que, si publica tan bien y con tanto cuidado para evitar erratas o fallos, y es tan asquerosamente profesional, estoy convencido de que lo hace para hundir en la miseria y la vergüenza a Planeta y a otras hierbas.

Luego seguimos la juerga los amigos (entre otros el antedicho editor por descansar de tan arduo trabajo) para continuar riendo, hablando de literatura, poniendo a parir a los políticos y rozando el tema del fútbol porque de todo ha de haber en la viña del Señor… menos uvas.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Presentaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s