Crónica del Ágape Estacional Patafísico del 11 de febrero de 2016

Charla postprandial

Charla postprandial

Se me pide que cronique el último Ágape Estacional del Institutum Pataphysicum Granatensis que tuvo lugar el pasado mes de febrero en su tradicional ubicación, la pizzería Bacus Romano de la ciudad de Granada. Pues bien, en realidad hay bien poco tema para una crónica, de modo que habrá que inventarse la mitad, y reto al personal a averiguar qué cosa es la inventada. Cenamos, eso sí, y algunos de forma opípara. Incluso se dio el caso de cometer un delito claramente punible en presencia de insignes catedráticos de la Facultad de Derecho granadina, delito que pasó desapercibido por razones que se mostrarán obvias en cuanto aclare en qué consistió el tal: la consumición ritual de absenta, con su cucharilla, su azucarillo y su rápida (sin pensarlo porque si lo piensas no lo haces) ingestión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Derrame del sacro líquido en el terroncillo para su depuración glucósica

Dicho mejunje diabólico que sirvió de inspiración a Toulouse-Lautrec para disipaciones varias en casas de mala nota, fue aportado por un individuo que ha sido capaz de elaborar nuestra página güé, en lo que demuestra a las claras su eminente inclinación hacia el crimen. Conste que los antedichos cátedros la consumieron en moderada abundancia.

No contentos con tales extremos, el Sátrapa Guillermo mostró la colección filatélica más demencial que pensarse pueda, pues consistía en páginas de

El Sátrapa Trascendente Guillermo ufanándose de su colección. El pasmo puede leerse en las caras absortas de los espectadores

El Sátrapa Trascendente Guillermo ufanándose de su colección. El pasmo puede leerse en las caras absortas de los espectadores

álbum rellenas cada una de ellas con idéntico sello, con lo cual puede decirse que, si bien se le calcula una fortuna de unas 2000 estampillas, la verdad es que con total seguridad solo tiene 20 sellos diferentes.

Y para colmo de recalcitrantes al jolgorio, nuestro buen güebero (de página güé) y suministrador de espiritosos néctares jarrynianos, nos aporta una RipiOda a Ofelia, cuyos ripios no corresponden a amada alguna aunque sí a hembra porque lo es de cerda vietnamita (omítanse pecaminosos conceptos imperialistas, que no los hay) que es su mascota hogareña y, según él, muy cariñosa, la cual (la RipiOda, no RipiOda a Ofeliala marrana; esperemos que nunca haya que repartir la marrana, san Agapito le dé larga vida) tuvo la bondad de repartirla impresa y puede verse en esa entrada bloguera, si bien aún no en la predicha página infernalmente internética. Se recomienda efusiva y desopilantemente su lectura.

Tras el preceptivo reparto de documentación a cada Sátrapa, donde pudo ver cada uno su ejemplar de El Escarbadientes Espiral, revistilla que lleva visos de convertirse en algo infinitamente más importante que toda la prensa diaria de este país, pues a fin de cuentas con los periódicos bastaría cambiar la fecha a diario y se podría comprobar que siempre dicen lo mismo, en tanto los Escarbadientes son machaconamente diversos, divertidos y diáfanos, tras ese preceptivo prorrateo, este cronista procedió a la asimismo preceptiva lectura de un texto en el cual, como de hábito, se estruja las escasas meninges para patafisiciar con deleite, esta vez glosando y ampliando la propuesta picabiana (de Francis Picabia) de eliminar las cárceles por el expeditivo sistema de tatuar la nariz de los interfectos con diversas y expositivas imágenes de las infracciones cometidas.

Temerosos de enfriamiento consecuencia de mojadina imposible, algunos se refugiaron bajo paraguas portadores de mala suerte.

Temerosos de enfriamiento consecuencia de mojadina imposible, algunos se refugiaron bajo paraguas portadores de mala suerte.

Ya aparecida la siempre tardona por atareada doña Celia, Sátrapa campanillera, surgió como de la nada Ana Jiménez, nuestra fotógrafa, cronista y reportera de la cultura granadina, la que nos hizo una foto donde algunos se refugian de una extraña lluvia en el interior del local, en absoluto achacable a goteras y sí a candonga, como puede verse en la fotografía adjunta.

Como estaba previsto en el orden del día, y originado por la más execrable de las envidias que agarró por banda a todos los Sátrapas desde la Defenestración previo golpe de estado de nuestro Rector Magnífico y Perezoso, todos los presentes, uno detrás del otro, fuimos defenestrados en las escalerillas

Defenestración de la Sátrapa Marina Tapia, aunque por la cara de terror exhibida por don Jaime Güebero, bien podría ser él el defenestrado

Defenestración de la Sátrapa Marina Tapia, aunque por la cara de terror exhibida por don Jaime Güebero, bien podría ser él el defenestrado

de acceso a la pizzería, pues de haberlo hecho en el interior, quizá el dueño habría llamado, aunque esté acostumbrado a tropelías, a los loqueros, de modo que habríamos

Defenestración de la Satrapesa doña Celia Correa que ya pasa sobre el cadáver del Sátrapa canarioflauta Carlos de la Fe. Osérvese que, ya animados, aparece la saña, la rabia y el piojo verde

Defenestración de la Satrapesa doña Celia Correa que ya pasa sobre el cadáver del Sátrapa canarioflauta Carlos de la Fe. Osérvese que, ya animados, aparece la saña, la rabia y el piojo verde

salido todos de allí saltando como canguros recién enculados con supositorios de guindilla. La Defenestración Colectiva transcurrió con absoluta normalidad, con los excesos

Defenestración del Sátrapa Miguel Arnas-elcomodón, que consintió barrabasadas pero sentado. Se fue perdiendo la rabia y apareciendo un desmañado cachondeo

Defenestración del Sátrapa Miguel Arnas-elcomodón, que consintió barrabasadas pero sentado. Se fue perdiendo la rabia y apareciendo un desmañado cachondeo

sangrientos deseables en estos casos, aunque esta vez nadie disponía de las armas reglamentarias (plátanos), sino solo de puños y expresiones bárbaras, zulús y maoríes.

Defenestración del Sátrapa Guillermo que cae realmente, lo que puede resultar dañino pues se observará que no lleva casco, al revés del piantado Doctor-Sátrapa Andrés Sopeña que se protege la sesera por si acaso.

Defenestración del Sátrapa Guillermo que cae realmente, lo que puede resultar dañino pues se observará que no lleva casco, al revés del piantado Doctor-Sátrapa Andrés Sopeña que se protege la sesera por si acaso.

Esta violencia tan Peckinpah puede observarse en el prolijo reportaje gráfico que acompaña a esta crónica. Quizá lo más doloroso fue la Defenestración del taburete que había en la puerta (lástima que solo se le vea el culo, aunque a lo mejor, como ciertas

Defenestración del taburete. Un dolor.

Defenestración del taburete. Un dolor.

personas, es lo mejor que tenía), y digo doloroso porque el taburete solo pasaba por allí, es decir que no era de la guerra.

Damas chismorreantes, que no chorreantes

Damas chismorreantes, que no chorreantes

De nuevo, como en la Defenestración de nuestro ínclito Rector, la señora que vio la escena dijo aquello famoso de “¡hay que ver, señores tan mayores!”. Tras lo cual, y cumplidos los trámites, y evidentemente este último es el primordial, cada mochuelo a su olivo, y como dicen en Valencia “¡au, a fer la má!”. Y quien quiera averiguar qué diablos significa esta expresión, internet, que para eso está.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Patafísica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crónica del Ágape Estacional Patafísico del 11 de febrero de 2016

  1. jcanohenares dijo:

    Estupenda anaCrónica, amigo Arnas, veo que lo pasaron bien vuesas mercedes (y merceditos). Espero asistir a la próxima reunión estacional y rogar que se me defenestre, que he pillado envidia. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s