Refugiados

Esto es una reflexión vulgar, y no se nos olvide que con reflexiones no se come. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Considérese, por tanto, un simple calentamiento de cabeza y también el producto de múltiples indignaciones.
En el año 39 entraron por la frontera francesa un millón de españoles (o al menos es la cifra que se maneja) huyendo de los vencedores. Francia no había previsto la posibilidad, y las condiciones infrahumanas en los campos de Argelés y Saint Cyprien fueron muestra de ello. Hambre, sed, disentería.

Pre-World War II, 8th February 1939, Argeles-sur-Mer, France, Spanish refugee soldiers behind a barbed wire enclosure at an internment camp, after their escape into France from Catalonia (Photo by Popperfoto/Getty Images)

Así nos aceptaron en Francia

Mi padre pasó la frontera por Prats de Molló (si la memoria no me falla) a principios de febrero. En formación atravesaron un pueblo francés muy cercano a España y se encontraron con todas las puertas cerradas, las contraventanas con sus pestillos puestos y las calles vacías. Parece ser que el miedo era que ¡llegaban los rojos! Sin embargo, el gobierno francés del momento era de una alianza Socialista-Radical que había sucedido al Frente Popular. Debe ser que el pánico está más allá de los gobiernos y nunca se olvide que el pánico es irracional.
Los refugiados sirios, afganos e iraquíes se encuentran en situación semejante con la diferencia de que, en tanto nuestra Guerra Civil fue un enfrentamiento entre “buenos” y “malos”, a fin de cuentas unos militares golpistas se alzaron contra el sistema legalmente establecido, en Siria son “malos” contra “malos”. Porque si Bashar al-Assad es una bestia parda, los del Estado Islámico son peores. España siempre se ha dividido en tres, no en dos. La tercera facción es la de quienes desean vivir en paz, sin pelearse ni con unos ni con otros. Esos terceros en contienda son los sirios que se están marchando del país.

Tren de la esperanza en Hungría

Tren de la esperanza en Hungría

Esta es la situación. Y mi reflexión es esta: ¿Qué países europeos se están negando a acogerlos?, los antiguos países del este. En teoría, el comunismo debía crear al Nuevo Hombre, un proletario responsable, social, política y económicamente, y desde luego, solidario. Parece ser que fracasaron en esta tarea, pues a fin de cuentas los votantes de quienes hay ahora en esos Estados son aquellos comunistas de antaño y sus herederos, así la solidaridad brilla por su ausencia, pues no se puede decir que Polonia, Hungría y Chequia sean países pobres. Cierto que son menos ricos que Alemania, pero también yo soy menos rico que las Koplovitz y podría y puedo permitirme algunos extras. Los sistemas educativos en España están fallando. Los de aquellos países no fallaron pero se olvidaron de algo que nosotros llamamos educación en valores. Si Mariano Rajoy hace con estos refugiados lo mismo que Viktor Orbán se arma la de Dios es Cristo, y pensemos que allí no ha habido reacción alguna, si no es minoritaria, luego los ciudadanos húngaros están de acuerdo con su Primer Ministro. En las vallas de Ceuta y Melilla se hizo mucho menos (algunos creerán que igual, pero se equivocan, creo) y hubo protestas notables. En las fronteras con Croacia y Serbia hay miles esperando refugio, y las únicas razones que se les da son gases lacrimógenos, agua a presión y porras. De todas formas y saliendo al paso de alguno que me pueda protestar, nosotros no hemos tenido la suerte de tener una educación marxista que promocione nuestra solidaridad proletaria.

La maldita y milagrosa zancadilla

La maldita y milagrosa zancadilla

Respecto a los países árabes ricos: Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos, Dubai, Qatar, etc., no quieren ni un refugiado. Y eso que son de los suyos, que si llegan a ser contrarios… He oído decir que ha sido USA quien les ha dicho que no admitan ni uno. Si eso fuera cierto lo encontraría lógico. Lógico dentro de un sistema de competencia capitalista feroz. El problema que sea de Europa y que se joroben. Pero contra el vicio de pedir está la virtud de no dar. Si yo pido a cualquiera de vosotros que mate a X, estoy seguro de que ninguno aceptaría el encargo, y si lo aceptase, tan culpable sería ese de vosotros que lo hiciera como yo que lo he encargado, y no solo yo por mandarlo. Dicen que USA tiene la sartén por el mango con esos países por el petróleo. O yo no tengo ni idea de economía o ese planteamiento es un error porque la sartén tiene dos mangos y cada uno lo tiene una parte. Si esos países (Venezuela ya no cuenta) dejaran de vender petróleo a USA (se lo podrían seguir vendiendo a Rusia, a China, etc.) los estadounidenses tendrían que tirar de sus propias reservas, eso encarecería el petróleo allí (donde es más barato que aquí, algo más de la mitad) y por tanto una inflación que no desean. Demostrado que los primeros interesados en no acoger refugiados han sido los gobiernos de esos países. Y si los acogiesen, como dice José Vicente Pascual, probablemente sería para esclavizarlos como ya casi han hecho con los filipinos, por ejemplo. Pero ni así, no los quieren.

Siempre creo ver entre ellos a mi padre

Siempre creo ver entre ellos a mi padre

Sé que lo que debemos hacer es acoger esos refugiados y esto no son sino palabras. También sé que, como en todo el mundo, hay peligro de que entre ellos se mezclen terroristas del Estado Islámico (también sé que hay quien niega esta posibilidad pero téngase en cuenta que hay políticos que con tal de llevar la contraria al opuesto son capaces de negar lo evidente) como se han mezclado con otro tipo de emigraciones más económicas o de oferta de empleo. Por eso es necesario un control administrativo, con registros de las entradas, pero hay que hacerlo y ya es de por sí muy criticable lo que se está tardando. No hago más que hablar, y repito que no son palabras lo que debemos derrochar.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Refugiados

  1. Celia Correa Góngora dijo:

    Justamente, amigo Miguel, lo que pienso que sobran en este momento son las palabras y faltan los hechos. De esa masa de refugiados los que más me duelen son los niños, los enfermos y los ancianos, precisamente, porque su indefensión es absoluta. Así que sea la solución que sea, en el siglo XXI no podemos consentir que se sigan repitiendo estas escenas tan parecidas a las que tuvieron que vivir nuestros exiliados en 1939. De eso hace ya casi 80 años y es una pena que hayamos avanzado tan poco.
    Celia

  2. Espartano dijo:

    lo unico que quieren son esclavos a 1 euro la hora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s