Je suis Charlie Hebdo

B6wSIboIIAAxVidEstoy completamente de acuerdo con todas las manifestaciones de solidaridad que se han hecho con respecto a los atentados de París, sólo quisiera hacer algunas puntualizaciones, aclarar pormenores sobre mi propia idea.

1/ Je suis Charlie, por supuesto, pero también soy Ahmed, el policía musulmán que estaba herido en el suelo frente a la oficina de Charlie Hebdomadaire y que esos cretinos fundamentalistas remataron, y también soy los judíos que mató Koulibali en el supermercado, Yohan, Philippe, Yoav, François-Michel, y sobre todo quisiera ser el empleado musulmán (¡un musulmán trabajando en un negocio judío!: las cosas no son lo que quieren parecer) de dicha tienda que salvó la vida de unos cuantos escondiéndolos en el refrigerador. Ese gran ser humano se llama Lassana Bathily y es africano, es decir, negro como Koulibali.

Lassana Bathily, un héroe, pero también hubo otros.

Lassana Bathily, un héroe, pero también hubo otros.

2/ Je suis Charlie porque se ha atentado contra la libertad de expresión, por supuesto, y como ya se ha repetido hasta la saciedad, contra unos valores que son los nuestros, los de la sociedad europea, laica y libre. Sin embargo, yo, como mucha gente, nos molestamos por muchas cosas, y quiero decir con esto que entiendo perfectamente a los musulmanes que se enfadan por las caricaturas de Mahoma. Me explico. Veréis, a mí me molesta muchísimo ese porcentaje tan alto de españoles que no leen jamás. Me dan ganas de cabrearme, de insultar. Porque un pueblo que no lee, un pueblo que no quiere ser culto, no será jamás un pueblo rico y un pueblo que no sea rico no podrá mantener el sacrosanto (y lo es para mí) Estado del Bienestar. Pero no me dan ganas, en absoluto de tomar armas, ni revólveres, ni cuchillos, ni fusiles de asalto. En ese sentido, tal vez no estaría mal lo de la ley del Talión. Y vuelvo a explicarme porque como ya tengo fama de ser un exagerado, hay que aclarar las cosas después de enjabonarlas. Si yo me río de ti, ríete tú de mí; si yo te insulto, insúltame; si yo te critico, critícame; tal vez el límite esté en la agresión y no se deba contestar a una agresión con otra por el aquel de que la violencia limita al norte con más violencia y si caemos en círculos viciosos que no sean gratos (por lo viciosos) estamos apañados. Si yo me río de Mahoma, que se rían ellos de lo más sagrado para mí: de mi democracia, de mi música, de mi padre, de mi mujer y de mis hijos, de la literatura, de la educación, pero que no me vengan con hostias (en ambos sentidos de esa frase). Esto mío, esta pequeña “bromita”, que no es tal, con la ley del Talión afecta, naturalmente, a la ética, pero ¿cómo se va a pedir ética a unos individuos que solo tienen moral?, no olvidemos que la ética es una cuestión laica, mientras la moral lo es religiosa. El religioso fundamentalista (ortodoxos judíos, islámicos radicales partidarios de implantar a sangre y fuego la sharia, opuseros y demás bestias pardas del cristianismo) no puede tener ética: la moral ya ocupa su lugar.

3/ Je suis Charlie, se podía leer en muchos de los manifestantes de París, y era el sentir de algunas autoridades que asistían. Pero sabemos que algunos gobiernos representados por esas autoridades venden armas, si no directamente a los fundamentalistas, sí a los supermercados de armas que, a su vez, los venden a esas gentes (y les llamo gentes por llamarles algo). Ya sabemos que los políticos democráticos mienten(de los dictatoriales se da por sabido), porque si no mintieran tal vez no los votaría nadie o algunos de nosotros nos moriríamos de miedo. También es sabido que los políticos que aún no han mentido (quizá porque aún no están), ya mentirán. Pero el cinismo es un punto más allá de la mentira. Y eso joroba.

Manifestación en la place de la République de Paris

Manifestación en la place de la République de Paris

4/ Je suis Charlie, mantienen muchos foros, blogs, páginas de internet, o incluso redes sociales, como este en el que yo escribo. Otros no dicen je suis Charlie, sino je suis Kouachi o Koulibali. Intervenir, impidiendo que esas ideas se propaguen y engañen a otros bobos, estaría acaso bastante bien. ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar?, ¿por qué vamos a defender la libertad de expresión de esos medios que provocan afecciones al Estado Islámico o a Alcaida, y nos revientan el estómago foros o redes de extensión de la extrema derecha, de pedófilos o de trata de personas?, tal vez sería hora de que los servidores de internet permitiesen ser intervenidos en ese sentido. Y ello por dos razones más, aparte de la que acabo de exponer: la primera porque los mismos fundamentalistas (no me gusta emplear la palabra taliban porque quiere decir estudiante, se sobrentiende que del Corán nada más, claro, y estudiantes o estudiosos de textos sagrados los hay de muchas clases) estarían de acuerdo en ello, aunque evidentemente, para todas las páginas que no sean las suyas. Y al decir todas, estoy diciendo todas. Y la otra porque antaño se podía tener serias dudas con respecto a la limitación de internet por el aquel de la libertad de expresión y el pánico que siempre hemos tenido los izquierdosos de que nos corten metafóricamente la lengua, pero no seamos, por favor, exquisitamente tiquismiquis: hoy el izquierdismo ya no es peligroso, sino bastante civilizado excepto aquel que se dedica a reventar manifestaciones quemando contenedores. Hay otra cosa que debemos tener clara: tal vez a mí me moleste algo, y es muy lógico que me moleste esa intervención, pero también hay que ver qué está dispuesta a sacrificar la gente, el personal, el pueblo. No me sirve decir yo no haría eso, porque otros sí lo harían, no me sirve decir mis amigos y yo no queremos eso, porque quizá haya un número de personas mucho mayor que sí lo quiera. Si en España prohibieran los libros, a muchísima gente le sería del todo indiferente. Si en España prohibieran los toros, a muchísima gente le sería del todo indiferente. Si en España prohibieran el fútbol, a algunos les sería del todo indiferente. Sólo vemos aquello que le molesta a cada uno. Y cada uno con sus cadaunadas. Vale.

Asesinato de Ahmed, policía francés musulmán, en el ataque a Charlie Hebdomadaire

Asesinato de Ahmed, policía francés musulmán, en el ataque a Charlie Hebdomadaire

5/ Je suis Charlie. ¿Qué motivación tienen esos terroristas suicidas, pues es evidente que, entre otras cosas, como hacer le máximo daño posible, perseguían su propia inmolación? Se alude mucho a la existencia de Israel. ¿Podemos obviar que si el Estado Islámico venciera en todo el Oriente Próximo, Israel desaparecería, pero también un número elevadísimo de palestinos serían asesinados, unos por cristianos, otros por suníes, otros por samaritanos, y otros aún por ser personas honestas que no quieren radicalizar nada ni matar a nadie, y desde luego, mucho menos que los maten, sea por Alá o por alí? Recordemos que Abú Abbas ha asistido a la manifestación parisina. Ese caería, desde luego. Recordemos la lucha heroica de los peshmergas kurdos ante el Estado islámico, y los kurdos no son occidentales. Palestina y los palestinos puede ser una excusa buenísima que funcionará como excusa mientras los talibanes (del E.I. o de Alcaida) no entren allí; si

¡Qué bueno es papaíto!

¡Qué bueno es papaíto!

entraran dejaría de ser una excusa y los crímenes del Estado de Israel se quedarían en pañales al lado de la masacre que producirían. ¿Podemos ignorar que algunos países árabes que hoy son ricos por el petróleo, se convertirían de nuevo en paupérrimos y desérticos si este dejase de existir?: no han sido capaces, salvo honrosas excepciones, de crear una infraestructura industrial o agrícola-ganadera para prever eso. Lo que pasa es que los occidentales tenemos una mala conciencia enorme por las barbaridades, claro, que cometieron nuestros antecesores, pero eso no es excusa para que las víctimas no puedan en ningún caso levantar cabeza. Sólo un ejemplo que medito desde hace algunos años: de resultas de la colonización africana, hoy hay matanzas continuas entre tribus a causa de unas fronteras mal delimitadas, una pobreza endémica, etc.; sin embargo, en América latina, desde las diferentes independencias, apenas ha habido guerras entre esas naciones (El Salvador-Honduras, guerra del Pacífico, etc.) por descontado muy poco significativas en cuanto a víctimas, y jamás guerras entre tribus o etnias latinoamericanas; ha habido masacres provocadas por gobiernos de allá, pero ¿podemos comparar esas masacres, las guerras o los conflictos con los millones de muertos en el continente africano?, y sin embargo, ambos continentes fueron colonizados. Una de las conclusiones (si creemos que solo puede haber una conclusión respecto a las cosas, vamos aviados, lo mismo que si creemos que solo puede haber un aspecto que las explique) es que hay países o comunidades que saben reaccionar. En resumen, a Alcaida y al E. I. les importa un ardite Palestina y lo que persiguen es que, tanto en Israel como en el resto del mundo las mujeres vayan vestidas como Alá manda y no como les dé la gana, recemos 5 veces recitando asuras del Corán y postrados hacia la Meca, se prescinda de impuestos y sean sustituidos por la limosna y la caridad (algunos se cabrean con este asunto por cristiano, pero no se enteran de que los coránicos son peores porque se lían a matar gente), en fin, porque no cumplimos los 5 mandamientos islámicos ni la sharia ni “ná de ná”. Y mientras no consigan esto, no pararán. Con Palestina o sin ella, con los EEUU de América en contra o a favor, qué más les da.

6/ Je suis Charlie, y algunos, que no se quitan ese lema de la camiseta, lamentarán que la policía francesa los haya matado. Yo también lo lamento, pero no por lo mismo. Buscaban la inmolación, la muerte en la lucha con el infiel porque eso les garantiza el Edén. Habría sido mucho mejor que los pillaran vivos y fuesen condenados, no ya solo a una cadena perpetua, sino a un perpetuo sonsonete ciscándose en Mahoma para entretenerles con algún rezo blasfemo la cabeza. Otros lamentarán ingenuamente que no haya tenido éxito la negociación iniciada por la policía francesa, porque algunos confían religiosamente (y fijaos en lo gracioso del adverbio) en que si son atacados/as por un violador, con paciencia podrán convencerlo de que eso está muy mal, hijo mío, eso no se hace, no seas malo, anda y no vuelvas a pecar…

¿Quréis comprar tres o cuatro?, ahí los tenéis

¿Quréis comprar tres o cuatro?, ahí los tenéis

Je suis Charlie, en suma, porque defiendo la risa, y quienes me conocéis lo sabéis mejor que nadie. Pero también me gusta analizar seriamente las cosas y no tragar indigeribles ruedas de molino. Para mí no hay nada sagrado, nada que no merezca reírse de ello. La vida es demasiado fuerte (y no digo hermosa y agradable porque hay gente para quien no lo es) como para no defenderla, y la vida es risa, porque sin risa no hay vida. Lo demostró Umberto Eco con su personaje Jorge de Burgos, el radicalmente contrario a la risa, y no olvidemos que Umberto Eco es Sátrapa Honorífico del Institutum Pataphisicum Granatensis. De modo que, no les va a quedar más remedio, tendrán que matarme a mí también para que yo no me ría, pero lo que no conseguirán con ello es que deje de existir la risa a costa de lo que sea, incluidos ellos y su condenado Dios absurdo. Sólo les deseo que se hayan ido al Edén y que tengan, en efecto, 40 vírgenes para cada uno… y que sean para ellos unas verdaderas harpías en el sentido más español de la palabra… por toda la eternidad.

Ah, y otra, claro, no todos los islámicos son iguales. De la misma manera que no todos los barrenderos tienen bigote o no todos los curas son pedófilos.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Je suis Charlie Hebdo

  1. Excelente tu artículo, colega, Lo suscribo de principio a fin. Un abrazo. Al mismo tiempo que se producía la matanza de Charlie Hebdo, Boko Haram masacraba a 2000 musulmanes en Nigeria y una niña bomba de 10 años explotaba en un mercado de ese país.

    • José Luis, mi amiga Esther Hirsch dice que lo único que les interesa es el poder. Los tontos que creen en la religión que ellos predican les hacen el juego sucio. Boko Haram merecería esas 40 vírgenes insoportables, pero aquí, por si acaso, y con permiso de hacerle la gran puñeta sin opciones a defenderse.

  2. Totalmente de acuerdo con tus pensamientos, se hace realidad que las realigiones son el opio del pueblo y el mal que están haciendo. Ya lo dice Sacho “Con la Iglesia hemos topado”.

    • En efecto, las religiones, como cualquier otra ideología, y fíjate que digo cualquier otra ideología, son el opio del personal, no sólo del pueblo. Pero eso es como comer, algo tan desagradable que produce la defecación. Repugnante, asqueroso, pero no podemos evitarlo. Las religiones y las ideologías son inherentes al ser humano, no podemos pasar sin ellas, no sabemos pasar sin ellas, nos dan también la sensación de pertenencia, que es, a fin de cuentas, el octavo pecado capital: la sensación y urgencia o necesidad de pertenecer a un grupo. El problema de las religiones e ideologías es las personas que las poseen o creen poseerlas. Imagínate, enlazando con eso que digo de mi cabreo por que el pueblo español no lee, que yo llevase el asunto a liarme a tiros; el problema no sería ese cabreo, por otra parte muy lógico, sino lo imbécil que yo sería en tal caso. El comunismo era una ideología estupenda, pero engendró a Stalin y éste a Lysenko (lee en internet quién fue ese individuo y lo que puede hacer una ideología en un tipo con ínfulas). Lo mismo pasa con las religiones: engendran a los Kouachi pero también a los misioneros (y no sólo pienso en los católicos, que también los hay protestantes e incluso islámicos) en África. La Iglesia siempre ha sido poder y así les lució el pelo. Y el resto de religiones, en cuanto se ponen a ejercer el poder, la cagan igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s