Onceno relato de Pluma, de Henri Michaux

EL HUÉSPED DE HONOR DEL BREN CLUB

Henri Michaux

Henri Michaux

El huésped de honor comía pausadamente, metódicamente, sin hacer ningún comentario.
El pavo estaba relleno de gusanos, la lechuga había sido lavada con grasa, sobre las patatas se había escupido. El árbol de los pomelos debía haber crecido en terreno petrolífero, los champiñones olían a acero, el paté olía a sobaco. El vino tenía de vino lo que el permanganato.
Pluma, sin levantar la cabeza, comía pacientemente. Una serpiente caída de un racimo de plátanos reptó hacia él; se la comió por educación, y después volvió a concentrarse en su plato.
Para llamar su atención, la dueña de la casa se sacó una teta. De inmediato, desviando la mirada, él rió torpemente.
Pluma, sin levantar la cabeza, siguió comiendo.
«¿Sabe usted cómo se alimenta a un bebé?», preguntó ella con una agitación súbita, y se sorbió los mocos. Por decoro, él se los sorbió también suavemente. Poco después, hipando, su vecina de la derecha se sintió medio ahogada con una lengua de cordero que tontamente se le había metido en la cabeza engullir. Se la rodeó de cuidados atentos. Falta de aire, el uno la sujetaba por las narices casi taponadas, mientras otros, con la excusa de ayudarla, le apretaban la garganta. Y en ningún momento ella devolvió la lengua a la cual tenía tanta ansia por renunciar.
Y así, la vida, siempre dispuesta a retirarse a tiempo, la abandonó silenciosamente.

Henri Michaux

Henri Michaux

«No se lo tome a mal», le dijo entonces la dueña de la casa a Pluma, con los ojos brillantes y abiertos. «En el engullido de las lenguas siempre hay alguien que fracasa. Hubiera podido ser usted. Habría podido ser yo. Felicitémonos. Divirtámonos. Me gustaría que los niños nos vieran en este momento. Les gusta tanto la visión de la felicidad».
Y lo tumbó abrazándolo.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Traducciones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Onceno relato de Pluma, de Henri Michaux

  1. gart dijo:

    Obsceno relato de Pluma. Magistral traducción, como de costumbre. O mejor que de costumbre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s