Noveno relato de Pluma, de Henri Michaux

¡UNA MADRE DE NUEVE NIÑOS!

Henri Michaux

Henri Michaux

Acababa de llegar Pluma a Berlín, iba a entrar a la Terminus cuando una mujer lo abordó y le propuso pasar la noche con ella.
-No se vaya, se lo suplico. Soy madre de nueve niños.
Y pidiendo ayuda a sus amigas, despertó al barrio, fue rodeado, hubo una aglomeración y un agente se aproximó. Después de haber escuchado: «No sea tan duro, dijo a Pluma, ¡una madre de nueve niños!». Entonces, empujándole, ellas lo arrastraron hasta un hotel infecto, que los chinches se comían desde hacía años. Donde hay para una, hay para dos. Y ellas eran cinco. Le despojaron de inmediato de cuanto tenía en los bolsillos y se lo repartieron.
-Fíjate, se dijo Pluma, esto se llama ser robado, es la primera vez que me pasa. Estas son las cosas que se oyen al escuchar a la policía.
Después de recuperar su traje, se apresuró a salir. Pero ellas se indignaron fogosamente: «¡Cómo! ¡No somos ladronas! Hemos sido pagadas antes por precaución, pero tú has de obtener algo por tu dinero, amiguito». Y se desnudaron. La madre de nueve niños tenía muchos botones y las otras lo mismo.
Pluma pensó: «No son mi tipo estas mujeres. Pero ¿cómo hacérselo comprender sin ofenderlas?». Y meditó sobre ello.

Henri Michaux

Henri Michaux

Entonces, la madre de nueve niños: «Bueno, este chiquito, amigas mías, no sé si querréis creerme, pero me parece que es aún uno de esos muy vistos que tiene miedo a la sífilis. ¡Cuestión de suerte, la sífilis!».
Y, a la fuerza, ellas se lo trincaron, una tras otra.
Intentó levantarse, pero la madre de los nueve niños: «No tengas tanta prisa, amiguito. Puesto que no ha habido sangre, no ha habido verdadera satisfacción».
Y volvieron a empezar.
Estaba deshecho de cansancio cuando se volvieron a vestir.
-Vamos, dijeron, apúrate, son las doce y cuarto, y la habitación sólo está pagada hasta la medianoche.
-Pero bueno, dijo él pensando en sus 300 marcos confiscados, podríais al menos pagar el suplemento hasta la mañana con el dinero que habéis recibido.
-Bueno, es extraordinario el amiguito. Entonces seríamos nosotras las que invitaríamos, ¿no? ¡Anda ya!
Y sacándolo a empujones de la cama, lo echaron escaleras abajo.
Fíjate, pensó Pluma, este será más tarde un estupendo recuerdo de viaje.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Traducciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s