Carta de Antonio Machado a Miguel de Unamuno de 1913

Durante meses he estado dudando si colgar esta carta de Antonio Machado a Miguel de Unamuno fechada en 1913. Las dudas provienen de la controversia que se lió con motivo de la entrada que coloqué aquí sobre la ausencia, a mi ver, de la materia religiosa en La casa de Bernarda Alba y del enorme poder que ahí tenía el chismorreo y la inveterada costumbre humana de meterse en la vida de los demás persiguiendo desesperadamente la normalidad o, mejor dicho, la normalización de todo bicho viviente. Desde luego, las controversias son buenas, por supuesto, pero también sé que hay quien no las toma por el lado bueno sino por el del enfrentamiento y no deseo yo perder amistades por opiniones: en tanto valoro yo las amistades y a estas alturas, en tan poco, no ya las opiniones sino las ideologías, tan desprestigiadas por aquellos a quienes se les ha llenado la boca con ellas para luego hacer de su capa un sayo pero continuar siendo bien mirado por sus adláteres porque ¿cómo va a ser malo alguien que tiene mi misma idea sobre la vida, la religión, la filosofía, la política, la literatura? Estamos hechos, los seres humanos, digo, a brochazos o cincelazos como aquellos que propinaba Rodin a sus estatuas que parecen inacabadas pero no lo están, es que son así. Dos cuestiones me han animado a colocarla. La una cierta conversación tertuliana con el gran poeta Enrique Morón y el otro poeta y narrador grande, Fernando de Villena, quienes me reconocieron sin dudar que en la Casa de Bernarda Alba la religión tiene apenas el papel que da la obligatoriedad de rezar el rosario todas juntas para simular esa fe apenas existente y en la que, desde luego, ninguna piensa, ni en esa fe ni en el mismo rosario, y sigue sucediendo lo mismo en esas almas que se quedan religiosamente en lo exótero. La otra cuestión fue del pasado miércoles día 7 en la que una amiga, Ana Morilla, mostró interés por conocer esta carta machadiana. Y aquí va. No voy a comentarla si me lo permitís. Sólo decir que han pasado desde su emisión cien años y sigue vigente con salvedades. Ojalá desencadene polémica porque ésta significa vida por mucho que a algunos les haga cavilar asuntos perentorios como, por ejemplo, ¿qué le pasa al Arnas este que ha cambiado tanto? Pues he cambiado todo lo que la vida me ha pedido, exigido, obligado y demostrado. No es cuestión de mucha vida sino de intensidad de vida. Y de pensar, porque pensar no es anclarse al abrigo, sino dejarse zarandear por la galerna de “lo que ocurre”, y lo que ocurre es todo, no sólo lo que yo selecciono. Si desencadena polémica será ahí donde exponga mi opinión, si no, es que tal vez con la lectura del texto de Antonio Machado sobra y basta.

Antonio Machado a Miguel de Unamuno 1913

Antonio Machado

“Tengo motivos que usted conoce para un gran amor a la tierra de Soria; pero tampoco me faltan para amar a esta Andalucía donde he nacido. Sin embargo, reconozco la superioridad espiritual de las tierras pobres del alto Duero. En lo bueno y en lo malo supera aquella gente. Esta Baeza, que llaman Salamanca andaluza, tiene un Instituto, un Seminario, una Escuela de Artes, varios colegios de segunda enseñanza, y apenas sabe leer un 30 por 100 de la población. No hay más que una librería donde se venden tarjetas postales, devocionarios y periódicos clericales y pornográficos. Es la comarca más rica de Jaén y la ciudad está poblada de mendigos y de señoritos arruinados en la ruleta. La profesión de jugador de monte se considera muy honrosa. Es infinitamente más levítica que el Burgo de Osma y no hay átomo de religiosidad. Hasta los mendigos son hermanos de alguna cofradía. Se habla de política -todo el mundo es conservador- y se discute con pasión cuando la Audiencia de Jaén viene a celebrar algún juicio por jurados. Una población rural, encanallada por la Iglesia y completamente huera. Por lo demás, el hombre del campo trabaja y sufre resignado o emigra en condiciones tan lamentables que equivalen al suicidio.”

“A primera vista parece esta ciudad mucho más culta que Soria, porque la gente acomodada es infinitamente discreta, amante del orden, de la moralidad administrativa y no faltan gentes leídas y coleccionistas de monedas antiguas. En el fondo no hay nada. Cuando se vive en estos páramos espirituales, no se puede escribir nada suave, porque necesita uno la indignación para no helarse también. Además, esto es España más que el Ateneo de Madrid. Yo desde aquí comprendo cuán a tono está con la realidad esa desgarrada y soberbia composición de usted y comprendo también su repulsión por esas mandangas y garliborleos de los modernistas cortesanos. A esos jóvenes los llevaría yo a la Alpujarra y los dejaría un par de años allí. Creo que esto sería más útil que pensionarlos para estudiar en la Sorbona. Muchos, seguramente, desaparecerían del mundo de las letras, pero acaso alguno encontraría acentos más hondos y verdaderos.”

Baeza, Plaza de los Leones

“Yo no me atrevo a decir en público ciertas cosas, por miedo a que se me crea defensor de la barbarie nacional, pero temo también que se forme en España cierta superstición de la cultura que puede ser funesta. Me parece muy bien que se mande a los grandes centros de cultura a la juventud estudiosa, pero me parece muchísimo mejor la labor de usted cuando nos aconseja sacar con nuestras propias uñas algo de nuestras mismas entrañas. Esto, que no excluye lo otro, me parece lo esencial. Yo he vivido cuatro años en París y algo, aunque poco, he aprendido allí. En seis años rodando por poblachones de quinto orden, he aprendido infinitamente más. No sé si esto es para todos, pero cada cual es hijo de su experiencia.”

“Además estoy convencido de que los hombres van dejando huella en el alma nacional como usted y Costa en nuestra época, son aquellos que más desafinan en el concierto cortesano y los que no han buscado la cultura hecha, como el escobero del cuento de las escobas. Su voz parece ruda y extemporánea, pero, al fin, comprenderemos que estaban a tono con realidades más hondas y verdaderas. Si a Cervantes lo hubieran protegido los magnates de su tiempo, es posible que no hubiera pasado de autor de La Galatea.”

Miguel de Unamuno

“Leí también su artículo sobre la cuestión del catecismo. Es verdad que este asunto ha revelado también cuánta tierra hay en el alma de nuestra tierra. Mucha hipocresía hay y una falta absoluta de virilidad espiritual. Las señoras declaran que aquí todos somos católicos, es decir que aquí todos somos señoras. Yo creo que, en efecto, la mentalidad española es femenina, puesto que nadie protesta de la afirmación de las señoras. Después de todo, un cambio de sexo en la mentalidad española dominante a partir de nuestra expansión conquistadora en América, podría explicarnos este eterno batallar, no por la cuestión religiosa, sino contra ella, porque no haya cuestión. La Inquisición pudo muy bien ser cosa de señoras y las guerras civiles un levantamiento del campo azuzado por las señoras. Comprendo que esto es una interpretación caprichosa de la historia; pero en verdad extraña que en este país de los pantalones apenas haya negocio de alguna trascendencia que no resuelvan las mujeres a escobazos. Empiezo a creer que la cuestión religiosa sólo preocupa en España a usted y a los pocos que sentimos con usted. Ya oiría usted al doctor Simarro, hombre de gran talento y de gran cultura, felicitarse de que el sentimiento religioso estuviera muerto en España. Si esto es verdad, medrados estamos, porque ¿cómo vamos a sacudir el lazo de hierro de la Iglesia católica que nos asfixia? Esta iglesia espiritualmente huera, pero de organización formidable, sólo puede ceder al embate de un impulso realmente religioso. El clericalismo español sólo puede indignar seriamente al que tenga un fondo cristiano. Todo lo demás es política y sectarismo, juego de izquierdas y derechas. La cuestión central es la religiosa y ésa es la que tenemos que plantear de una vez. Usted lo ha dicho hace mucho tiempo y los hechos de día en día vienen a darle a usted plena razón. Por eso me entusiasma su “Cristo de Palencia” que dice más del estado actual religioso del alma española que todos los discursos de tradicionalistas y futuristas. Hablar de una España católica es decir algo bastante vago. A las señoras puede parecerles de buen tono no disgustar al Santo Padre y esto se puede llamar vaticanismo; y la religión del pueblo es un estado de superstición milagrera que no conocerán nunca esos pedantones incapaces de estudiar nada vivo. Es evidente que el Evangelio no vive hoy en el alma española, al menos no se le ve en ninguna parte. Pero los santones de la tradición española dirán que somos unos bárbaros los que proclamamos nuestro derecho a ignorar prácticamente unos cuantos libracos de historia para uso de predicadores y profesionales de la oratoria.  Pronto tendremos otro pozo de ciencia donde acudan a llenar sus cubos los defensores de la España católica. Con la muerte de Menéndez Pelayo se quedaron en seco. Ahora acudirán al padre Calpena. Lo mismo da Julio César que Julián Cerezas; para estas gentes lo esencial es que haya un señor con autoridad suficiente para defender el tesoro de la tradición. Cultura, sabiduría, ciencia, palabras son éstas que empiezan a molestarme. Si nuestra alma es incapaz de luz propia, si no queremos iluminarla por dentro, la barbarie y la iniquidad perdurarán. Ni Atenas, ni Koenisberg, ni París nos salvarán, si no nos proponemos salvarnos. Cada día estoy más seguro de esta verdad.”

Baeza, Palacio de Jabalquinto

“Envío a usted lo que tengo publicado. Planeo varios poemitas y tengo muchas cosas empezadas. Nada definitivo. Mi obra esbozada en Campos de Castilla continuará si Dios quiere. La muerte de mi mujer dejó mi espíritu desgarrado. Mi mujer era una criatura angelical segada por la muerte cruelmente. Yo tenía adoración por ella; pero sobre el amor está la piedad. Yo hubiera dado mil vidas por la suya. No creo que haya nada extraordinario en este sentimiento mío. Algo inmortal hay en nosotros que quisiera morir con lo que muere. Tal vez por esto viniera Dios al mundo. Pensando en esto, me consuelo algo. Tengo a veces esperanza. Una fe negativa es también absurda. Sin embargo, el golpe fue terrible y no creo haberme repuesto. Mientras luché a su lado contra lo irremediable me sostenía mi conciencia de sufrir mucho más que ella, pues ella, al fin, no pensó nunca en morirse y su enfermedad no era dolorosa. En fin, hoy vive en mí más que nunca y algunas veces creo firmemente que la he de recobrar. Paciencia, y humildad.”

“En fin, querido don Miguel, quería usted carta mía y acaso le he complacido. Aquí apenas llegan periódicos y muchas veces no me entero siquiera de lo que se publica. Su Cristo de Velázquez saldrá, supongo, en El Imparcial.”

“Algún día le visitaré en esa Baeza castellana. Tuve intención de ir con mi mujer a verlo el año después de mi matrimonio.”

“Le desea toda la felicidad que usted merece su siempre admirador y amigo.”

Antonio Machado

“No todo lo que le envío está publicado y de lo publicado faltan algunas composiciones que no he podido encontrar y que busco para remitírselas. El amigo Palacio me envía La Nación, de Buenos Aires, cuando trae cosas de usted, y la revista Hispania.”

La carta la he copiado del libro En torno a Unamuno, de Manuel García Blanco, pags. 228 y sig. ed. Taurus 1965.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Carta de Antonio Machado a Miguel de Unamuno de 1913

  1. Formidable, Miguel.
    Formidable.
    Un gran abrazo.

  2. Fernando dijo:

    ¡Impresionante! Y muy poco conocida. Acabo de releer “Camino de perfección” de Baroja y está completamente a tono con las palabras de Machado. Abrazos. Fernando.

  3. Luisa dijo:

    Miguel: Nada de lo que Machado escribió en esta carta cambia un ápice al Machado que me fui ¿construyendo? a lo largo de los años, y con el acierto o error que haya sido. Y con todo, celebro infinito haber dado con ella; como tu amiga, desde que alguien se refirió a ella hace muy poco, quise leerla, pero el deseo quedó sumergido en un mar de otros que me distrajeron de este. A ti, en cambio, sí te había leído, y ya ves, también llegué a ti, hace años, por azar, impulsada por el Colegio Patafísico de Granada.

    Tan de ayer me parece la España que vuelve a ser aquella ya vivida por otros, o quizá tan yendo nosotros a los que la vivieron, que cuando leo a quienes creo que me lo corroboran, me pregunto a qué punto, no solo el poema, el que leemos, respecto al que quiso ser escrito o, mejor, se escribió, no nos engaña… yo qué sé, la vista, el meme, o la memez de los sabiondos aplicada al análisis de la realidad, cualquiera que fuere esta. Como sea, esta noche no me siento con fuerzas de terminar de explicártelo, solo de agradecerte la publicación de la carta y manifestar mi simpatía y afecto por ti.

    • Luisa, te agradezco el comentario. Por supuesto que no cambia nada. Al contrario, redondea al personaje y al mismo tiempo le pone aristas. A pesar de lo que pretenden algunos, sean curas inquisitoriales o izquierdosos sin mano izquierda, las personas tenemos momentos y evoluciones, no somos monolíticas, y lo que ayer dijimos hoy lo modificamos, sin por ello obligar a que cambie radicalmente nuestro espíritu. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s