La Laguna Negra, Soria

Sólo el nombre ya impresiona: la Laguna Negra. Soria. Provincia misteriosa y esotérica, como ya anunció Sánchez Dragó en aquel libro único, Gárgoris y Habidis, que no era sino una actualización inversa de los Heterodoxos Españoles. ¿Qué de misterioso tiene un bosque, un paisaje, un pedregal mayúsculo? Hoy tenemos asumido que no hay mayor misterio sino en el futuro de las ciencias. Nos quedan los sueños, los terrores, los pánicos. Machado vio en las profundas aguas, de las que se dice carecen de fondo, el cadáver sanguinolento del padre de los Alvargonzález asesinado por sus hijos. Tema de herencias, tan español, tan terruño. Y vio el pánico de los asesinos atravesando el bosque y yendo a parar, inevitablemente, a la laguna donde habían arrojado el cuerpo. El terror pánico, el miedo incontenible que asaltaba a los viajeros en las encrucijadas de ver aparecérseles al horrísono dios Pan, todo pelos, cuernecillos y Príapo, porque ese diosecillo, siempre cachondo, entretenido en perseguir ninfas, se asimiló al demonio y al terror de verse enculado por el dios… y que gustase. La laguna Negra es una encrucijada que merecería todas las cruces de término del mundo, por el aquel de exorcizar.

Para evitar aglomeración de automóviles, hoy se sube andando o en un autobús que tarda unos 5 minutos en recorrer el kilómetro y pico de cuesta arriba. Aboca el colectivo en una explanada húmeda, salpicada de árboles y rodeada de ellos. Desde allí, una escalera de troncos permite subir el peldaño hasta la laguna, a la que rodea una pasarela también de madera. Las aguas oscuras, plácidas, secreteantes, permiten soñar con eso que dicen que es: el abrevadero de lobos, y ver a los fieros perros que devoran en manada beber con la mirada puesta en su posible presa: el visitante. En verano hay gente, no gentío, lo que es una ventaja y permite apartarse, deslizándose entre piedras gigantescas arrastradas por el ancianísimo glaciar y matas de brezo, rododendros y retamas, hasta una playita de césped, lugar de ensueño donde a uno, si no estuviera feo porque aún está a la vista, le gustaría retozar con su amada a pesar de todos los dioses Pan dispuestos a disputárnosla. Pero si se asciende por el camino que lleva Dios sabe dónde, se disfruta de una vista apabullante en la que, por curioso que pueda parecer, la laguna pierde su portentosa lobreguez y se convierte en bella y acogedora como una africana tumbada en lecho verde y rodeada de cojines inmensos que, en lugar de mullidos, son pétreos y salpicados de matojos y vías de escalada.

Resulta curioso cómo, en la provincia de Soria, tanto en la capital como aquí arriba, han proliferado las placas de bronce o madera con poemas de Machado burilados o fundidos. En Granada se habla de Lorca hasta cansar, pero no se le lee, en sus calles o bares sólo puede verse algún letrero donde se asegura que aquí no cenó jamás Federico García. En Soria se menciona a Machado, pero sobre todo es su poesía, lo único que cuenta de un autor, la que está presente en sus calles y en esta laguna, con estos versos fundidos en el metal:

“agua clara donde beben
las águilas de la sierra,
donde el jabalí del monte
y el ciervo y el corzo abrevan;
agua pura y silenciosa
que copia cosas eternas;
agua impasible que guarda
en su seno las estrellas”.

El descenso, desde donde se puede aparcar el coche, se da por el valle y bosques del río Revinuesa. Robles, pino albar, abedul y álamo temblón, y la presencia muda y transparente de alimañas, ardillas, jabalíes y el indudable dios Pan acompañando a aquel asesinado padre que persigue, incapaz de perdón, eternamente a sus parricidas hijos.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La Laguna Negra, Soria

  1. Estrellas de agua clara, seno silencioso,
    que amamanta el monte,
    laguna, tú laguna negra…
    que sólo es negra en la noche.

    Bosque del ensueño,
    pan de dioses…

    Cuando lo que lees, despierta los sentidos y ellos a su vez hacen que la imaginación vuele… todo en el mismo espiritu se contagia, se mueve, renace y se recrea haciendo de nuevo.
    Gracias por compartir, tú Blog y tu experiencia. Ivonne

  2. Vicky Pino dijo:

    Me gusta. Lo tendre en cuenta en mi proxima escapada de la urbe ya que no soy yo de las que van donde van las hordas vengan de donde vengan. Asi que gracias por tan informativo articulo. Sigue en ello.

  3. Estremece e impresiona.

    Y, si “para TAN NEGRO” me lo fías…

    Un abrazo.

    Antonio.

    ***

  4. gart dijo:

    Alvargonzález tiene dos versiones. Una en verso y otra en prosa. La de prosa, aun siendo más prosaica, estremece por -como tú dices- su carácter de espejo nacional. Es el mito eterno de lo celtibérico. Una laguna tiene que tener su leyenda y cuanto más escabrosa más verosímil. Seguro que nadie se echa a nadar en sus aguas por si acaso…

  5. Miguel Arnas dijo:

    Yo no me eché a nadar por dos razones: no traje traje y hacía un frío del carajo a pesar de ser el mes de julio. Por otra parte, tampoco sé nadar, así que como me habría ahogado con suma facilidad, todo el mundo lo habría achacado a la manía que le debe tener el padre de los Alvargonzález, y desde luego sus hijos, a los escritores por desvelar secretos de familia. Eso también es carpetobetónico. Lo más importante es que nadie se entere de lo que pasa dentro de la familia porque el mal siempre está fuera, aunque te acoquinen tus propios hijos.

    • Celia Correa Góngora dijo:

      Pienso en el negro temblor que sentí ante el sólo nombre de la Laguna Negra. Pero nada podía resultar más atractivo que visitarla. Recuerdo que del agua salía un vapor frío, casi mágico. La Laguna Negra me devolvió la pertinaz serenidad de contar siempre con mi fantasía.
      Un abrazo, querido amigo Miguel.
      Celia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s