La dichosa visita del Papa

He estado tentado de iniciar este artículo con un “me súa la p…” la venida del Papa. No soy yo muy propenso a utilizar expresiones groseras ni malsonantes, pero este modismo tan granaíno, que sustituye con tanta expresividad al me es indiferente, me trae al pairo o me la refanfinfla, creo que consigue situar en sus verdaderos valores al sentimiento que tengo ante semejante visita al país en el que vivo y para el que cotizo mis impuestos.  Con todo, me abstengo de usarla porque puede le siente mal (lo de malsonante puede ser también malsintiente) a alguna persona. Cuando el Papa perora contra el preservativo, no me lo dice a mí porque estoy fuera de la Iglesia, y yo lo estoy también en el sentido legal, puesto que apostaté en 1973 para poderme casar por lo civil cuando eso era ponerse en el punto de mira de las autoridades franquistas. No como otros que se indignan pero siguen bautizados y aun comulgan cuando las condiciones se lo imponen, sin saberse negar con dignidad y respeto. Esas peroratas del Papa serán para quien están dentro de la Comunidad, no para mí, de idéntica forma a cuando Jomeini decía que las mujeres debían llevar el hiyab porque su Profeta tenía un problema de fetichismo con los pelos femeninos, a mí no me afectaba, y no sólo porque no soy mujer, porque a mi muy bienamada cónyuge tampoco le afectaba. Cuando el Papa y sus adláteres hispanos denostan contra el aborto sin dar alternativa alguna si no es la castidad (algunos podrían aplicárselo ellos mismos) a mí no me lo dicen, repito aunque parezca ponerme pesado, pero unos cuantos se preocupan porque creen que el pueblo (ese desconocido pueblo del que todo el mundo habla pero pocos conocen), catolicón según ellos, aunque en realidad sólo se preocupe por hacer la 1ª comunión, casarse de blanco y bautizar a sus hijos, creen que el pueblo se dejará arrastrar por ello. Son quizá los mismos que comulgan con la idea leninista de que, como el pueblo es incapaz de autogobernarse, necesita del gobierno y administración de la Vanguardia, es decir la del Partido, que será el encargado de implantar la Dictadura del Proletariado (¡error!, no es dictadura del proletariado sino Dictadura del Partido). Esa idea ha aportado consecuencias nefastas en el siglo XX, produciendo algún milloncejo de muertes más que la Iglesia con todas sus Inquisiciones y, posiblemente, con todas sus guerras, lo que desde luego no exculpa a la Iglesia.

Bien, insisto en que me es igual que haya venido el Papa o no. Es un jefe de Estado, de un Estado pequeño como pueda serlo Luxemburgo o Andorra. Ya sé que si viniera el jefe del Estado de Sudán Oriental (no sé si existe, aunque me temo lo peor) no se montaría semejante parafernalia, pero el jefe de Estado del Sudán Oriental no tiene tantos seguidores. Ignoro qué pasaría si viniese Kim Jong Il, si saldrían a recibirlo marxistas acérrimos o roqueros (porque todo el mundo sabe de su afición por esa música, en la que se gasta lo que no se gasta en alimentar a sus huérfanos). Se dice que se ha gastado mucho dinero en esa recepción, nuestro dinero. También se gasta mucho dinero en seguridad cuando hay un partido Madrid-Barça. Todo es un espectáculo, y si les gusta… También es cierto que esos peregrinos que atestan Madrid, van a dejar unas facturaciones, entre recuerdos (algunos tan peregrinos, valga la redundancia, como feísimas estatuillas del Pontífice y rosarios de todo tipo) y otros gastos, de unos 100 millones de €. Son beneficios para las tiendas y tenderetes de souvenirs, claro, beneficios que producen impuestos y empleo (poco e inestable, pero empleo), mas son beneficios (si alguien tiene una alternativa al capitalismo, que lo diga, ¡por dios!, que lo diga, porque estamos hasta las narices de él; eso sí, que no sea como el estalinismo ya conocido, incapaz de poner en Siberia un kilo de harina para alimentar a sus mineros, es decir, algo que funcione, que no someta al hambre a sus “súbditos”, mal llamados camaradas o proletarios; pero si alguien sabe algo, que no se lo calle, ¡que lo diga!, aunque sólo sea por probar).

Estamos en una sociedad espectacular, del espectáculo. Es más, según un comentarista de radio, no sé exactamente quién, dijo que al no haber debate interno dentro de la Iglesia, si no es corroborar lo que ya sabemos, lo que se considera dogma, se suple la ausencia de tal debate con una especie de Papalatría, es decir, de culto a la personalidad del Papa, cosa que ya inventó Wojtila. Exactamente lo mismo que ya ocurrió en la antigua Unión Soviética. Al que debatía se lo llevaban a Siberia, y si no debatía, también, por si acaso, por eso el culto a la personalidad de papuschka Stalin sustituyó a todo lo demás. De ahí esa afición al espectáculo. Pero con su pan se lo coman, porque nadie ha pretendido imponerme ese espectáculo: soy muy libre de apagar el telediario cuando me dan la vara con la visita. A Stalin sí pretendieron imponérmelo en mi juventud algunos camaradas de CCOO, que no veían con buenos ojos que yo fuera el único militante del sindicato independiente (rama del metal) en toda Barcelona.

Se ha producido el extremo de encontrarse dos “manifestaciones”, una laica y otra que ha llenado Madrid para asistir a ese “espectáculo”. Parece ser que ha habido insultos. No los he oído. Sí he visto un cartel pidiendo Estado Laico (lo que es pedir algo que ya hay: aptdo. 3 del artículo 16 de la Constitución). ¿Qué es el laicismo?: la separación entre iglesia (cualquier iglesia) y Estado; no es laicismo impedir el libre ejercicio de un culto o de unas creencias a determinados individuos o grupos, eso es prohibición en estado puro. Se dirá que hay concordatos entre Iglesia y Estado, cierto: posiblemente, si no los hubiera, algunos monumentos nacionales, algunas iglesias, se vendrían abajo. Acuerdos de ese tipo también los hay, por ejemplo, con ONGs, y me parecen bien. Se oyeron en televisión voces diciendo “vuestros curas violan niños”. Cierto. Algunos. Cuando vino la Merkel (o Kohl, o Willy Brandt) no se nos ocurrió recriminarle las cámaras de gas. Zapatero no se levantó al pasar la bandera americana que había invadido Irak, en cambio se abrazó al presidente Obama, presidente de un país que mantiene y practica la pena de muerte. Rubalcaba tiene una foto prodigiosa: se inclina zalamero ante Mohamed VI, y la fotito es de antes de que la Constitución marroquí retirase al rey su condición de “Divino”, aunque la nueva no le ha quitado la de jefe de la iglesia o sunna (comunidad de creyentes) marroquí; un rey, además, que conserva unas cárceles que son más mazmorras que lugares de recuperación del delincuente, que mantiene presos políticos, que favorece la existencia de redes de tráfico humano y las utiliza contra nuestro país cuando las cosas van mal dadas. El protocolo exige esas zalemas, cierto, pero no seamos hipócritas ni partidarios de para unos sí y para otros no.

Otro comentario que se dice había entre algunos manifestantes “laicos” (considerar importante y no indiferente la visitita es una manera de dejar de ser laicos) es “la plaza del Sol es nuestra”. Bien. Maravilloso. Lo dijo Fraga, la calle es mía. Pero no es lo mismo, claro… ¡dónde va a parar!

Lo que me resulta curioso, por no decir extraño, difícil de comprender, quizá porque no hay racionalidad en ello, es que siendo España un país avanzado en libertades, donde a nadie se le obliga a profesar una religión, siga habiendo tantos individuos que, si no una, otra, comulguen con esa idea de trascendencia en la cual consiste la religión. Porque si tan mala fuese, como parece evidente, ahora que es libre ser o no ser religioso, nadie se mantendría en ella. A veces me pregunto si el ser humano no tendrá por ahí algo suelto que le haga pensar, asimilar y confiar luego en esa trascendencia. Si se pudiese atornillar eso suelto sin recurrir al electroshock, algunos se pondrían contentos.

Sé que soy terriblemente incorrecto en lo político. Sé que algunos van a decir, como ya se ha dicho, ¡qué facha este Miguel! Bueno, me es indiferente, me la trae al pairo, me la refanfinfla, lo que es un grado menos en displicencia que lo que siento por la visita del Papa.

Perdonad pero no he podido evitar hacer referencia a algo que tiene alterada, en un sentido u otro a media ciudadanía. El resto están de vacaciones.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La dichosa visita del Papa

  1. Lúcido, valiente y demoledor. Enhorabuena, Miguel. Estás hecho un crack

  2. gart dijo:

    Debo puntualizar que la carta magna no reconoce el estado laico, dado que como reza el art. 16 punto 3 “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”, lo cual quiere decir que estamos en un estado aconfesional, no laico. Es muy diferente. De hecho en un estado laico, la declaración de la renta no podría servir como subterfugio para insuflar bonitas cantidades a la santa madre iglesia cada vez que Rouco se cabrea. Tampoco podría haber discusión alguna en la materia de educación religiosa en los colegios. Si el estado dice que no, es que no. Me parece que, para impartir catecismo, buenas son las parroquias, no las escuelas mantenidas con dinero público. Al menos ese es mi parecer.
    Lo que sucede es que en materia religiosa no hay una auténtica libertad, ya que el creyente lo es porque se le enseña desde niño -y el niño no elige esa educación, le es impuesta- porque se le bautiza sin su consentimiento, se le monta un festejo bien caro para una primera comunión que no consta entre los mandamientos de la santa madre iglesia, y se le computa ilegalmente como católico atendiendo al número de bautizados, obviando que ni la mitad de ellos creen en dios cuando llegan a una cierta edad.
    Este papa puede cantarles misa a sus fervorosos creyentes, pero no puede evitar que millones de ellos usen condón, tengan relaciones extramatrimoniales, se acuesten con sus secretarias, y hagan acopio de enormes fortunas contraviniendo aquello de “antes entrará un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos”
    Otra cosa es el nivel de ingerencia en la vida de los viandantes cuando se organizan manifestaciones “en defensa de la familia” y lo que realmente se está organizando es una protesta CONTRA LOS HOMOSEXUALES y sus derechos civiles.
    Todo eso no es preocupante. Lo preocupante es que a estas alturas, después de Onfray, Nietzsche, Darwin, Valle-Inclán, Fucault, Severo Ochoa y cientos de grandes pensadores, todavía haya quien pueda creerse estos cuentos infantiles. Yo no creo en caperucita ¿por qué habría de creer en esas llamas de ida y vuelta del infierno?
    ¿Acaso, después de las bases sentadas por la moral Socrática, Platónica y Aristotélica, son imprescindibles los dogmas de fe cuando la única respuesta a esa pregunta que acojona a media humanidad es: NO PODEMOS SABERLO?
    Considérese mi furibundia agnóstica revestida del debido respeto.Es que me ha sentado muy bien esa rubia que me he tomado este mediodía con el autor del artículo.

    • Miguel Arnas dijo:

      ¡Qué desilusión!, entonces, amigo PepeLuí, en un estado laico, la declaración de renta sólo serviría para subvencionar los coches oficiales de tanto chupóptero que hay por ahí. Pues vaya. Chupóptero por chupóptero, no sé qué es peor.
      Es curioso que pensando tan diferente tú y yo podamos ser tan amigos como somos. Esa es la grandeza de esto, no como piensan algunos que la democracia consiste en que todo el mundo piense y sea como yo.
      La consecuencia inmediata de que no se estudie Historia de las Religiones (no se estudia porque qué tontería, y además porque no tienen expertos en algo que es tan importante, porque es cultura, como la historia de las revoluciones), y por lo tanto que no se estudie ni conzca en las escuelas actuales la Historia Sagrada Cristiana es que nuestros futuros estudiantes de Historia del Arte no comprenderán nada de lo que vean en las pinturas renacentistas, barrocas, clásicas y demás. El niño no elige, cierto, pero nosotros que no elegimos, somos rebeldes, mientras estos que han podido elegir lo que les ha salido de las narices (incluido el silvo canario y los verdiales), resulta que no se rebelan ni se rebelarán contra nada. Es el maduro el que elige. Como estamos en una sociedad espectacular, ya se están montando primeras comuniones laicas y bautizos también laicos. Adolecemos de una falta de imaginación tan ultrajante que da puñetera pena. La competencia no consiste en más de lo mismo. Porque el problema de nuestra sociedad no es la religión sólo sino el afán de gastar, de consumir, de producir para que se consuma, de alardear.
      Lo malo, ¿sabes qué es?, que como somos muy irreligiosos pero muy supersticiosos, no nos vamos a nuestra parroquia y apostatamos, demostrando cómo tienen un creyente menos. Por no molestarse.
      Respecto al condón, precisamente se trata de eso, querido PepeLuí, la gente hace lo que le sale de los cojones, en el pleno sentido de la frase. Por mucho que la jerarquía predique lo que debería ser, la gente hace no lo que debería sino lo que hace. Estos católicos se han leído a Kant ¡y se lo han creído!, que es lo malo. También dijo el Jefe que había que poner la otra mejilla, pero de eso no se acuerdan. Ellos dicen lo que debería ser, pero el caso a ese debería se hace desde la “debilidad” humana, como ellos mismos reconocen, cosa que les diferencia sustancialmente de otros ideólogos del siglo XX, que el debería se confunde con el es y si no se les manda a Siberia, como ellos antaño quemaban. Y recordemos, claro, que si no lo hacen es porque ya no tienen poder secular. Pero otros sí.
      Lo que dices de las creencias, pues sí, cierto, aún hay quien se las cree. Tenemos dos opciones: o pensar bueno, a lo mejor es que somos así de defectuosos, o simple y llanamente, matarlos, como ya se ha hecho en algunos lugares. Lo malo de ponerse a matar gente es que reaccionen y en lugar de eso, nos maten ellos a nosotros. Por eso, lo mejor es la primera opción: con su pan se lo coman. Libertad a los presos, como decía aquel campesino cuando se tiraba un pedo. Cuando interrumpen el tráfico en defensa de la familia no es peor ni mejor que cuando los defensores de los animalitos interrumpen el tráfico para que todos seamos vegetarianos o elimenemos del mundo mundial al toro de lidia porque ya no nos sirve para nada. ¿Los homosexuales?, bien, que se salgan de la Iglesia quienes lo sean. Es lo que deberíamos hacer, o montar nuestra iglesia, como hizo Enrique VIII de Inglaterra cuando le dijeron que tenía que seguir aguantando a la Isabel castellana. Es muy posible que si se quedaran sin nadie dentro, igual hasta reaccionaban y todo.
      La religión, es cierto, no es necesaria. Tampoco lo es el cine, y no por eso lo quitamos de enmedio. El humano es un animal cuando hace sólo lo necesario y una maravilla, un ser grandioso cuando recurre al lujo, a lo inútil, a lo accesorio. Tomemos la sexualidad, por ejemplo. Si sólo lo hacemos para reproducirnos o para una sacudida liberadora, somos unos animales, cuanto más lo adornamos con cosas inútiles, más hermosos somos. Es justo al revés de lo que pregona la Iglesia, pero si no están de acuerdo, allá ellos y allá Nicaragua con su demografía. Un abracete.

  3. gart dijo:

    Mucho me temo que si los homosexuales católicos estuvieran obligados a salirse de la iglesia, tendrían que elegir un nuevo Papa. Lo digo con conocimiento de causa.
    Lo del condón puede ser muy cachondón pero recordemos que la iglesia se manifestó en contra del mismo como barrera contra el sida. Eso significa la pérdida de muchas vidas humanas, sobre todo en África.
    En cuanto a la asignatura. Creo que tiene su sitio, en la mismísima Historia de la Humanidad. No se puede impartir Historia sin estudiar todas las religiones. Así comprenderíamos muchas cosas. Sobre todo, cuando entendiéramos a Homero (quienquieraquefuese)

    • Miguel Arnas dijo:

      No sé si deberíamos concederle al Ratzinger la presunción de inocencia, porque, que yo sepa, ni tú ni yo hemos estado con él (repugnante). Con todo, supongamos que sí, que el alemán tendría razones para callarse. Bien, eso no impugnaría ni a la idea religiosa ni a la comunidad eclesial, de idéntica forma que la existencia y acciones de Zapatero no impugnan la hermosa idea del socialismo democrático ni a tantos socialistas honestos que hay dentro del partido o que se han salido de él fundando otro o manteniéndose al margen.
      La Iglesia, con mayúscula, se manifiesta contra el condón mientras los misioneros/as (pongo el femenino también porque aquí creo sí le va y hace falta) están repartiéndolos en África, pasando del punto de la ortodoxia.
      La asignatura, pues verás, lo cierto es que no se da, y si alguien la diera, se encontraía con algún padre o madre (aquí también le va eliminar el genérico) que le montaría un escándalo: en esto está pasando algo muy parecido al fundamentalismo feminista de dar siempre la razón a la mujer cuando hay la más mínima sospecha de maltrato, y tú sabes, y todos lo sabemos aunque queramos cerrar los ojos, que una sospecha no es una certeza y que me dieran un duro por cada denuncia falsa (lo que no invalida en absoluto las denuncias ciertas). De hecho, yo hice una broma a una muchacha en Santa Fe, demostrándole con ella que no se puede ni se debe ser racista, y un poco más y me cuesta un disgusto. Todos la conocéis, la broma, digo. Ese fundamentalismo de usted qué se ha creído, enseñarle esas cosas a mi hija, cuando estamos permitiendo que la TV les enseñe cosas peores, eso ha hecho mucho daño. No les damos asignatura de religión (y me parece bien, a pesar de todo), pero permitimos que la TV les adoctrine fatalmente en otros sentidos. Tú no, ya sé, en primer lugar porque no tienes hijos, y en segundo lugar porque tampoco permitirías que estuvieran pegados a la tele todo el día, pero eso no implica que no haya gente así. A cientos.

  4. Gautxori dijo:

    Uno se reconcilia con la humanidad cuando lee un comentario como el de Gart. Y es que, con tanto ruido mediático, a veces me veo como un espécimen raro y desubicado cuando analizo mis pensamientos. Hoy me acostaré sabiendo que no estoy solo y que hay otras “almas” que piensan como yo.

  5. Jorge N dijo:

    Estaba hablando con Julio precisamente de este tema, y me ha dicho: leete este articulo de mi padre.
    Que razón lleva con todo lo que ha escrito, y digo lo mismo: el que conozca una alternativa al capitalismo que la diga!! Hoy en dia no existe otra idea distinta que pueda salir adelante, o eso creo yo, porque todos aspiramos a más y mejor que el que tenemos al lado…..
    Encuanto a la iglesia, no digo que no tenga muchas cosas que “modernizarse”, pero lo que si está claro es que hace una gran obra social, y eso mucha gente no lo aprecia. Por ejemplo, la mayor parte del dinero que han pagado peregrinos ha ido destinada a financiar el viaje de los más pobres para que pudiesen venir, que en otro caso no creo que pudiesen haber venido nunca a España.
    Enhorabuena por el articulo Miguel, y por decir las cosas claras, tal y como son, tanto de una parte como de la otra. Un saludo desde Albacete

  6. gart dijo:

    ¿Se pueden colocar en este espacio las hostias de la policía a los manifestantes laicos y a algún viandante que pasaba por allí?

    • Miguel Arnas dijo:

      Ayer, día 19, le pegaron a un costalero granaíno del “Despojao” en la Puerta del Sol. Iba de uniforme, es decir, llevaba su costal debajo del brazo y la faja puesta, con lo cual era inconfundible. ¿Quién fue? A lo peor, a la policía se le nota porque van de uniforme también. Si es ilegal e inmoral que la policía pegue, también lo es esto. Pongamos la presunción de inocencia. Habría que escuchar al costalero, pero ¿cómo lo vamos a hacer si seguro es un catolicón de mierda y un facha que dios sabe lo que dirá?, cuando la mayoría de los costaleros ni siquiera son creyentes: las procesiones son una cuestión meramente folclórica. Por cierto, me dieran un € por cada cofrade homosexual. Me haría más o menos rico.

  7. Miguel Arnas dijo:

    El problema es que ya no respetamos al otro. No queremos permitir que el otro haga lo que crea conveniente. Hemos recuperado viejas formas, precisamente aquellas a las que tanto hemos criticado. El sueño de la razón produce monstruos

  8. Esther dijo:

    Yo no he seguido la visita del Papa a España, _Dios me libre! Pero por lo que contáis me puedo imaginar que se ha formado otra de las tantas trifulcas de tres al cuarto a las que nos tienen acostumbrados . Me pregunto dónde se quedó aquello de “vive y deja vivir”. El pais “parece ser que se hunde” pero seguimos entretenidos con el folclore, será por eso de… “y a mí que me quiten lo bailao”. Que satisfacción es leerte y comprobar que en España aún quedan personas que reproducen la vida en tecnicolor. Qué sabio eres Miguel Arnas!. Cuando sea “mayor” quiero ser una “facha” como tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s