Entrega del premio Francisco Umbral de Majadahonda

De derecha a izq., José Luis Morales, Soledad Puértolas, Narciso de Foxá, Mª España Suárez, Ana Mª Fernández Mallo y un servidor

Bien, pues ya fue la entrega del premio Francisco Umbral de Majadahonda. Mis 5 minutos de gloria, aunque ya los he vivido alguna que otra vez porque si nos referimos a mi profesión última como escritor, me he visto en algunas muy gordas, como las presentaciones de Bajo la encina en el Ayuntamiento de Granada, la presentación de la editorial Adamaramada en la Casa del Libro de Madrid, la entrega del premio Guadalajara, las presentaciones en Granada de Buscar o no buscar y de El árbol, la presentación de Buscar o no buscar en el Corte Inglés de Serrano, en Madrid, o esta del jueves pasado.

Asistieron, además del señor alcalde de Majadahonda, don Narciso de Foxá (de  destacado apellido literario), Ana Mª Fernández Mallo, concejala de Cultura, José Luis Morales, miembro del jurado, Dª Mª España Suárez, viuda de Francisco Umbral y Soledad Puértolas, que fue la encargada de presentar el libro y que había sido miembro del jurado final junto a Luis Mateo Díez y Fernando Sánchez Dragó. Además, por supuesto de algunos familiares y amigos que me hicieron de claca y a quienes no fue necesario pagar para que ejercieran tal función. La simpatía de todos fue magnífica, especialmente la de José Luis, hijo del poeta Rafael Morales, hombre afable y de gran sentido del humor.

Las palabras de José Luis Morales y de Soledad Puértolas fueron dignas de agradecimiento, destacando de mi novela la caracterización psicológica de los personajes, el humor sutil, la ridiculización de ese cierto nacionalismo localista peninsular y la torpeza de los políticos retratados en ella. Al parecer gustó mucho el título pues calificar de insigne a una chimenea, que suele ser un elemento sucio y secundario, debió sonarles a lo que yo pretendía, a sarcasmo.

Me fue obsequiada una escultura (con placa conmemorativa en la peana) de la artista plástica Encarnación Hernández que representa una cara, muy en su línea tan recordatoria de Modigliani o Picasso, además de un cheque nominativo que siempre se agradece, aunque lo que más es la publicación. Ésta tiene problemas de distribución porque al parecer, se ha impreso pocos ejemplares y la distribuidora suele colocar los escasos tomos de que dispone en aquellas librerías con las que tiene acuerdo, a pesar de lo cual, he insistido para que se distribuya, sobre todo, en Granada.

De entre las personas que me pidieron firma de ejemplar, me llamó la atención un señor que destacó mi gusto por la música, asunto que me dejó de piedra porque, por supuesto, además de haber atinado incuestionablemente, no le había dado tiempo siquiera de hojear el libro. Lo que son las casualidades: el tipo, profesor de filosofía y estudiante (y practicante) de canto mozárabe, había abierto por azar la página en la cual hago alusión a los neumas intraducibles de ciertos cantorales medievales: “como en los mensajes encriptados o en aquellos incunables donde los monjes leían, nadie sabe cómo exactamente, la escritura musical neumática, los senderos trazan un lenguaje que sólo el glorioso arquitecto pudo saber”, dice literalmente el párrafo. En fin, que me pilló.

Dª Mª España Suárez, viuda de Fco. Umbral y Narciso de Fozá, alcalde de Majadahonda entregándome el premio

Adjunto algunas fotos para que podáis comprobar la cara de pamplinas que se le queda a uno en un acto así (por suerte las imágenes están algo borrosas y no se puede entrar en excesivo detalle).

Parece ser que esta va a ser la última edición del premio en el formato que hoy conocemos porque a partir de ahora se encargará de tramitarlo y otorgarlo la misma Fundación Francisco Umbral cuya sede estará en Valladolid.

En entrada posterior colgaré el texto de mi intervención como premiado.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Presentaciones, Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrega del premio Francisco Umbral de Majadahonda

  1. Ana Castañeda Becerra dijo:

    ¡Enhorabuena otra vez Miguel!

    Vaya jubilación fructífera, ¡que sigas así, dándonos alegrías!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s