La insigne chimenea en librerías

Me aseguraron de la editorial que a partir de hoy estaba en librerías, a pesar de lo cual y para más seguridad, puede decirse que del martes 2 en adelante estará seguro porque una cosa es recibir las cajas del distribuidor y otra muy diferente colocarlos en las estanterías y ser capaces de despacharlos. El caso es que ahí está, mi novela premiada con el Francisco Umbral de Majadahonda, publicada por editorial Everest (a mí, que siempre me gustaron las montañas).

Ver una obra propia en manos de un extraño es una ensoñación, casi una quimera. Es corroborar en la cara de ese desconocido el placer o el aburrimiento que puede producirle, y ese es el premio del artista, saber que ha dado gusto a alguien.

Desde julio del año 2000 hasta agosto del año 2005 estuve yendo casi a diario a ver a mis padres ingresados en la Residencia de ancianos de Santa Fe. Hasta la Navidad del 2001 para verlos a los dos. A partir de esa fecha de alegría y familia, se me negó la inmensa delicia de hablar con mi padre, un GRAN SER HUMANO, y sólo me quedó mi madre. Es de esa experiencia que salió la parte “humana” de esta novela, donde he tratado de reflejar de forma coral la vida de las personas que viven en uno de esos lugares, tanto internos como trabajadores. Mezclado con humor, mucho humor porque si al dolor y a la muerte no le ponemos la gotita de cachondeo, empeoramos una verdad consistente en tener poca calidad de vida (también es triste verla a diario y no poder hacer nada porque vivir consiste en eso: que se acabe en achaques y dolores si no se acaba sorpresivamente), y eso mientras dura, porque a fin de cuentas, morirse nos pasa a todos. Es un homenaje a esas personas que pasan su horario de trabajo ahí y se lo toman en serio, porque ver morir al personal enseña muchísimo.

La otra parte de la novela es la más “inhumana”, aunque la maldad, el interés que arrasa cualquier personalidad ajena, el afán de poder no son tan inhumanos como pueda parecernos. Para ambientarme me ha bastado con abrir los periódicos y leer titulares (demasiado a menudo, los artículos mismos es mejor no leerlos por mal escritos). Es la historia de un político “trepa” que quiere trasladar piedra a piedra la chimenea del edificio donde se ubica el Asilo de Ancianos hasta la explanada frente al Parlamento Autonómico, chimenea que se ha convertido en símbolo del nacionalismo y en obra cumbre de arte construida por un nombre insigne dentro de la historia de esa autonomía. Es por tanto el ansia de un hombre por salir en las enciclopedias desde el populismo más abyecto, desde ese nacionalismo bobalicón que se ha puesto de moda en nuestro país (de esas deformaciones del espíritu humano, uno nunca sabe si es peor la hijoputez, pero que te lo dejen claro, o la bobaliconería jesuítica que trata de embrollar a los inteligentes y arrastrar a los tontos).

Y todo eso narrado por un muerto. En realidad esta novela nació como tal, pero una de las historias que la componía se me complicó tanto que acabó siendo una novela aparte, y fue la aún inédita Lejos de toda esa gente con ideas. Es más, en su momento abandoné la escritura de La insigne chimenea y tomé la de Lejos de…, para retomar aquella cuando hube acabado ésta.

Cuando me notificaron el premio hablé por teléfono con Soledad Puértolas, escritora afamada y miembro del jurado. Me dijo que se habían reído mucho con mi narración. Bien, de eso se trata. Lo contrario de la buena literatura no es la mala sino la aburrida. He intentado no serlo. No sé si habré tenido éxito. Eso os queda por decidirlo a vosotros.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Presentaciones, Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La insigne chimenea en librerías

  1. Querido Miguel:
    Aunque ya me avisaste, hace meses, de este merecido premio, vuelvo a alegrarme, y mucho, de que ya tengas el libro impreso en tus manos.
    Eso debe haberte proporcionado un placer inmenso. De lo que, a más abundancia, me da, aún, más alegría.
    Realmente, no sé si yo habría sido capaz de abordar la escritura de un libro con el tema que tú has escogido para éste. Creo que no soy tan valiente…
    Y, por eso, vuelvo a felicitarte.
    El asunto de la vejez y de la muerte de los propios padres es algo muy serio, aunque de todo ello se puedan entresacar muchas notas humorísticas.
    Los míos murieron hace como quince años, y…, realmente, todavía no lo tengo asimilado por completo.
    En todo ese tiempo transcurrido, apenas me atreví a introducir algunos episodios humorísticos -de sus últimos años- en varias de mis farragosas novelas que apenas han leído una veintena de amigos, en edición privadísima de impresora casera, o
    de envío personal por E-mail (con el consentimiento previo de los destinatarios, no fuera a ser que…).
    Pero nunca me atreveré a enfrentarme a ese asunto dedicándole “una novela completa”…, como parece ser que tú sí (lo) has hecho.
    Espero poder leer pronto tu novela.
    Un fuerte abrazo.
    Antonio.
    ***

    • pere casanovas baques dijo:

      …para mi que tuve la suerte de conocer la alegría/vitalidad/sabiduría (alevitaduría) de tu padre, será otra nueva lección de como afrontar los últimos instantes,yo podría añadir como compañero de trabajo muchísimas más anecdotas pero ya sería interminable aunque será una pena que los lectores se lo pierdan.
      Estoy deseando leerlo,muchos abrazos.

  2. celia dijo:

    Fui testigo del momento en el que te comunicaron que habías ganado el premio Francisco Umbral, lo que para mí supuso una doble alegría, de una parte el reconocimiento (una vez más), de tu magnífico buen hacer literario y por otra, el de saberte ganador del galardón que lleva el nombre de mi autor favorito. Todo eso sumado a tu entrañable manera de ser resultó especialmente emotivo. Enhorabuena.
    Celia

  3. Eduardo dijo:

    Enhorabuena primo. Ardo en deseos de leer esta novela, y volver a recordar a tu padre, que jamás lo podré olvidar, de tantas cosas que me enseñó de la vida, sin falta mañana empezaré a buscar tu novela y reservarla a mi librero, para que se de prisa en reclamarla a la editorial. Cuando se haga la presentación en Barcelona me lo dirás, pues
    tanto Pilar como yo tenemos mucho interés en asistir. Un besote y muchas felicidades

  4. Debo aclarar que en la novela no hablo propiamente de mi padre, aunque hay un momento en que lo nombro, lo retrato y lo pongo a actuar, pero no precisamente en sus últimos años sino muchos años antes (premio para quien adivine dónde sale). En realidad, los personajes son completamente inventados, aunque me base en algunas personas que conocí. Concretamente, el cascarrabias (y bastante facha) Rafael Serrano se corresponde con un señor con quien hice amistad en la Residencia donde estuvieron mis padres. Curiosamente, la amistad vino porque le pregunté por la ametralladora Hotchkiss, arma con la que se hace “famoso” Roque Sanramón, protagonista de Lejos de toda esa gente con ideas, y padre de Ulises Sanramón, el casi protagonista de esta novela. Creo que el escritor auténtico no debe hacer autobiografía, aunque en cierta forma yo caí en ella al escribir la primera novela que publiqué.

  5. gart dijo:

    Queridísimo Arnas:
    Yo ya no ardo en deseos de leerme la novela, porque en estos mismos instantes estoy en ello. Sólo puedo decir que es lo mejor que he leído de tí, y que la insana envidia me corroe. Tu retrato imaginario de una Cataluña que cabalga entre lo mítico y lo real (si es que existió alguna vez lo real) me devuelven a los tiempos en que viví y gocé de Barcelona. Pero tengo que decir que lo que nunca dejará de epatarme es la creación de un lenguaje absolutamente tuyo, un estilo propio de gran lector (el lector más consumado y consumido que he conocido personalmente) que harán las delicias de aquellos que no se conforman con leer argumentos y exigen literatura creada y pensada por y para el talento literario. Tengo además el honor de conocerte como actor radiofónico de la COCKS IN VINAGER THEATHER COMPANY en tu papel de Don Recoñoberto Trasconejo Minglanillas, que seguramente será uno de tus muchos alter egos o heterónimos. No diré nada del cacho de persona que eres, porque luego vas y ligas más que yo y ¡eso sí que no!
    Un abrazo casto y viril de tu Pepe.

  6. Miguel Roa dijo:

    Pues este fin de semana intenté encontrar tu novela en la librería Picasso de Granada y en la librería del Corte Inglés y no pude conseguirla. Lo seguiré intentando. Enhorabuena otra vez, todos los que te conocemos bien nos alegramos de tus éxitos. Un abrazo, hazlo extensivo a Rosa que te da soporte vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s