Asesinos

En un artículo-reseña del profesor Martínez Gorriarán de la Universidad del País Vasco, se nos recordaba que ETA ha asesinado profesores, abogados, militares, policías y guardia civiles, políticos, médicos o jueces, traficantes y compañeros de lucha con quienes disentían. Jamás a un cura. Que nadie piense que estoy dando ideas, ni muchísimo menos. Un cura es una persona, y eso que no lo dude nadie, ni que lo es, ni que yo pienso que lo sea. A pesar de que a menudo temo si lo peor del franquismo no fue la represión política sino la represión moral, el nacional-catolicismo, majadería para la que necesitó la ayuda y apoyo de la Iglesia Católica. Pero decir Iglesia no quiere decir todos los curas y creyentes, de la misma manera que decir Barça no quiere decir sólo Boixos Nois. Pues sí, parece ser que ETA no ha asesinado nunca a un sacerdote. Me parece bien. En cambio sí, demasiado a menudo, ha tenido una mala puntería antológica. Tampoco pienso que sería mejor si hubiese tenido buena puntería. Ni siquiera opino que hay culpables e inocentes. En las guerras, los únicos culpables son los que las provocan, y no me vale que alguien me diga, como los niños chicos, “es que empezó él”(siempre recuerdo el caso del rey Luis II de Baviera: un estado vecino le declaró la guerra a su país, y él miró para otro lado, sencillamente; que guerreen ellos, debió exclamar).

Dos casos: el primero mi amiga Socorro. En el año 74 formamos en mi casa una especie de seminario de marxismo para compañeras de la Residencia Francisco Franco de Barcelona (hoy, Residencia Valle Hebrón), el mayor hospital de la ciudad. No es que yo supiese marxismo, sino que había leído un poco y me consideraban algo más cultivado (en lo que estaban completamente equivocadas, de hecho, mi cultivo ha sido tan exiguo que apenas he producido algún cebollino). Sólo llegué a explicar qué era eso de la plusvalía, quizá porque la gente, era de esperar, se aburrió. Vino Socorro algunas veces. Era una mujer guapa y casi diría guapetona. Ancha de caderas, de senos potentes y cabello negro, seria e inteligente. Durante la transición decidió ser madre soltera y tuvo una hija. Tomó la costumbre de ir a trabajar a Francia durante las vacaciones para tener algo más de dinero para cuidar de ella. En un viaje de vuelta, ETA colocó una bomba al paso del Talgo y la única muerta fue ella. Me lo contó una amiga común, Charo.

El segundo: ya en este blog he hablado de mi amigo Lamela, que no cantó a pesar de las torturas. Con él detuvieron al Gordo. Nunca supe su nombre y apenas lo recuerdo. El caso me lo explicó Pere Casanovas, amigo desde la primera juventud. El Gordo llegó a ser ingresado en la UVI a consecuencia de las torturas. Sobrevivió e ignoro si fue tratado psicológicamente, aunque seguro le habría hecho falta porque ser torturado deja unas secuelas tremendas. Murió en el atentado al Hipercor de Barcelona. Abrasado. No pudo con él el franquismo, sí pudieron los asesinos, que encima, según pregonan, son de izquierdas (izquierda abertzale, se autodenominan). Mentira. Mienten. Son fascistas. A fin de cuentas, mi padre, que sirvió en transmisiones con el Ejército Republicano, tenía en frente a los nacionales. Ahora se llaman nacionalistas. Y que no me vengan con cuentos. Son lo mismo. Los insultos nos los han puesto en la boca precisamente ellos.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Asesinos

  1. Miguel Roa dijo:

    Estupendo, como siempre, algunas de tus entradas de este blog las voy a utilizar en clase con los de 2º de bachillerato, a ver si discurren.

  2. EDUARDO dijo:

    Totalmente de acuerdo, primo

  3. Maritina dijo:

    Debo decir que no me sorprende ni el comentario, ni los dos casos. Ya te bullía la idea este verano- del que aún nos quedan unos cuantos días-cuando íbamos hacia Toledo. Qué se puede añadir. ¿Qué preparan esas mentes calenturientas? De momento y según sus palabras “llenar el cerdito”, o lo que es lo mismo la extorsión, despues, algun atentado selectivo y mediático para demostrar poder, y en medio contentar a Batasuna, Ea y a los de la mediación internacional; para que Batasuna se pueda presentar a la elecciones y seguir chupando de la teta del estado. No nos engañemos, ni ETA se arrepiente, ni pide perdón , ni deja las armas, no mata por que no puede.

  4. Miguel Arnas dijo:

    Te doy toda la razón, Maritina. Fíjate, en Colombia se descubrió, al parecer, un intento de atentado contra el nuevo presidente protagonizado por las FARC en colaboración con ETA. Y es que cuando ya no tienen nada que hacer, dan cursillos. Ya lo dijo Ernst Jünger, todas las guerras empiezan con cursillos. Como esto no es bien, bien una guerra al estilo antiguo, los cursillos pueden ser eternos. Es una de las formas de ganarse la vida, adiestrar a otros grupos en ciernes. Lo gordo es eso que dices de “llenar el cerdito”: es evidentísimo. Las ideologías, si es que las tienen, que no las tienen aunque las pregonen, no privan de comer todos los días.

  5. gart dijo:

    Yo sigo teniendo una duda. ¿Para qué tienen la cabeza sobre los hombros estos iluminados? ¿No les bastaría con el resto del cuerpo? Los incondicionales de la ideología son la mejor prueba de que la moderna robótica es capaz de todo. En todo gesto nacionalista (y no excluyo ninguno) desde el fervoroso alzamiento de una bandera (y no excluyo ninguna) hasta la participación activa en actos bélicos, es necesario contar con buenos patriotas, con muchos ideales y ninguna idea original. Hermoso invento ese del patriotismo. Ha dejado más cadáveres sobre la tierra que la peste bubónica. La diferencia entre la peste y el patriotismo es que la primera ha sido superada.

  6. Gart, es el pecado de la pertenencia. Para mí es el octavo pecado capital: la necesidad bobalicona de pertenecer a algún grupo, sea un equipo de fútbol, una religión, un patrioterismo, un partido político. Traducido: yo soy una mierda, pero si me junto con algunas otras mierdas, soy menos mierda aunque sólo sea por comparación. En el fondo, la soledad es dignidad. Al menos en ese sentido.

  7. mª pilar dijo:

    Querido Miguel: lo mismo tu chica tiene razon y no interesa hablar tanto de ETA pero yo soy de las que “sienten” y piensan que es mucho mejor hablar, hablar de todo, pero sobre todo de lo que nos preocupa y nos puede cualquier dia (quiza todas las noches) quitar el sueño.
    ¿ Recuerdas cuanto tiempo, callamos…? de esto y de aquello de lo que creimos malo y era tan bueno, ya no mas, hablemos! sobre todo esperemos que como en todas las cosas de la vida ETA tanbien tenga su final.

  8. En efecto, Pilar, no debemos callar. Nosotros ya tenemos práctica en la lucha contra el fascismo. Lo malo es cuando el lobo se disfraza de cordero y nosotros nos lo creemos. Además, estos malnacidos son peor que Franco. ¿Y sabes por qué?, porque los franquistas, en el fondo eran unos dejaos, más flojos que follón de cochino, sin embargo estos le ponen voluntad. Menos mal que, por contra, son unos aficionados y de vez en cuando les explotan las bombas en las narices. Y es que, como dice mi amigo el Negro, ya no hay profesionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s