¿Escribir es tarea de chinos?

Tradicionalmente, se ha llamado trabajo de chinos al pacienzudo y arduo. Pues bien, pacienzudo sí lo es esa tarea de escribir, tanto narrativa, poesía o, si se quiere incluir, ensayo, pero ¿arduo? Faticare stanca, como tituló Pavese a uno de sus libros, es decir, trabajar cansa, pero el cansancio es a menudo grato, que se lo pregunten, si no, a los deportistas aficionados cuando empiezan a liberar endorfinas, droga natural generada por el propio organismo equivalente en sus efectos a la morfina. Trabajar cansa, pero no tiene por qué ser desagradable, primero porque ahí está la voluntad para demostrarnos que uno puede ponerle ilusión al trabajo y hacerlo a gusto (siempre recordaré el título de un programa radiofónico de los años 50 que se llamaba “Cantando al trabajar”), y segundo porque si uno al fin logra el objetivo del trabajo bien hecho, el placer es máximo, aunque sólo se lo crea. Escribir es trabajo no rutinario y por ende, menos pesado e irritante que cualquier otro trabajo por cuenta ajena. Se goza con el sufrimiento de hallar la palabra exacta, necesaria, imprescindible. Se goza imaginando la acción siguiente, esa que uno aún no se ha escrito pero bullente ya en la cabeza. Se goza, sobre todo, cuando la ocurrencia es ingeniosa, de la misma forma que el ingeniero disfruta cuando al fin encuentra la solución a aquel problema de control de funcionamiento o el arquitecto si por fin, después de darle muchas vueltas, localiza entre sus neuronas un apaño para aquella idea que parecía imposible. Se goza, y esto no lo digáis a nadie, cuando uno se tropieza con la forma de meterse con alguien o algo, ridiculizando, zahiriendo, ofendiendo incluso pero sin que se note, logrando al fin que el lector ajeno exclame ¡qué gracioso!, sin más, en tanto el o los lectores aludidos mascullen ¡qué pedazo de sinvergüenza!, porque además no haya manera de responder, denunciar o cosas peores (claro que las cosas peores siempre están ahí; no se olvide la anécdota contada por Juan Goytisolo sobre su llegada a Sarajevo cuando estaba asediada por los serbios: le sorprendió un edificio cuyo piso enésimo estaba machacado en tanto el resto permanecía casi intacto; preguntó y le dijeron que el edificio había sido bombardeado por Radovan Karadzic, y el piso pertenecía a un crítico que había hecho una mala reseña de un libro de poesía publicado por aquél; gracioso).

Escribir es un placer. Se sufre como se sufre ascendiendo una montaña por humilde que ésta sea, pero se sufre con gusto. Se sufre exactamente igual que tratando de satisfacer (y no estoy pensando sólo en el sexo) a la amada o al amado, se sufre con delicia.

Anuncios

Acerca de elarboldearnas

Escritor y, sobre todo, novelista.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones personales. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Escribir es tarea de chinos?

  1. maritina dijo:

    Seré breve Miguel, si escribir cansa, no te digo nada leer cuantas chorradas se nos ocurren una mañana ociosa de verano, con una brisa suave que hincha los visillos, y un cielo de color añil, de esos q

    Por lo tanto , Sísifo fue el mas afortunado de todos

  2. maritina dijo:

    Seré breve Miguel, si escribir cansa, no te digo nada leer, cuantas chorradas se nos ocurran una mañana ociosa de verano, de esas, con brisa suave que hincha los visillos y un cielo color añil.
    Creo sin lugar a dudas, que por tanto, Sísifo fue el más afortunado de los humanos. Sigue subiendo la montaña una y otra vez

  3. rosa dijo:

    Miquel, me ha gustado mucho como describes el trabajo sin duda arduo de un escritor, pero… ¿es trabajo?, tal como tu bien dices sí, es trabajo que aunque canse, no tiene porqué ser desagradable. Te envidio a ti y a todos los escritores que sabéis transformar vuestra creatividad en palabras, para placer de quienes os leemos.
    GRACIAS.

  4. Leonardo Villena dijo:

    A lka huelga, en Madrid, a su paso por la calle Génova, asistieron tres personas: Cándido Méndez, Toxo y Zapatero, que se habían declarado en huelga y protestaban porque los medios de comunicación habían difundido los lugares donde cenaban: en restaurantes donde vale la cena de una persona más que el alimento de una semana de una familia de trabajadores.¿No lo sabíais?.¿Habré metido “la pata” en la física?.(pero no la mano en las cuentas públicas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s